libros fluorescentes II: feliciudad

El otro día os comentaba que mi amor por libros fluorescentes se inicia en el momento en que mi vecina Marta me regaló este libro de Mi Pequeño Pony. No puede ser más cursi, pero entonces, tener tinta flúor impresa en papel entre mis manos, me parecía simplemente mágico.


Hoy, supongo que por esa magia que creía percibir entonces, me siguen fascinando estos colores.


Qué habrá sido de Marta. Y qué será de los niños que ya no regalan libros por su cumpleaños y que no sienten que la tinta fluorescente es mágica...

Fotos: Mer

8 comentarios:

idoia dijo...

Ai...qué bonito y qué recuerdos de los ponis de colores de cuando eramos pequeñas! ;)


x

Cristina dijo...

Em ni infancia no había floorescencias ¡Me hubiera parecido la pera!
Mejor casi ....bastante magia encuentro a todo ...si hubiera tenido una niñez con ponis rosas todavía seria peor lo mío .
Te han quedado chulisimas las fotos

Audrey dijo...

Me encanta el detalle de la pauta hecha en lápiz y borrada de la dedicatoria..
Confío en que se seguirán regalando libros, yo por lo menos lo hacía!
Un besazo!

Ana M* dijo...

Jooo que bonito! Es un post super entrañable... Y cómo no te van a gustar los pequeños ponys, si son ideales! Y Rainbow Brite también!!

ladytacones dijo...

sí, qué habrá sido de tantos niños y niñas con los que cruzamos caminos y no volvimos a ver... me has hecho pensar en Yvonne, una niña rubia preciosa a la que conocí en mi etapa austríaca y con la que pasaba largos ratos jugando...

My Pretty Heels dijo...

Ains, cuánta razón tienes... ya no hay infancia como la de antes. Y los niños ya no saben apreciar la magia de lo más simple.

Un besito

Nuria dijo...

yo sigo siendo muy amiga de mi vecina :) y me siguen pareciendo magicos los libros con tinta florescente

Cristinella dijo...

me ha recordado a eso!! ^^
http://abusodelaspalabras.blogspot.com/2011/01/my-little-pony.html

saludos y feliz miércoles.

C.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...